¿Cómo limpiar un sofá cama paso a paso?

Judith Durán
Judith Durán

Los sofás cama se ha convertido en una de las opciones más populares para todas aquellas personas que renuevan los muebles o que se mudan a una casa nueva, porque nos encontramos ante uno de los muebles con doble función más prácticos que existen gracias a que permiten tanto actuar como sofás en un comedor o en una habitación como camas para todas aquellas ocasiones en las que necesitemos acoger a algún invitado en casa. 

De esta forma, los sofás cama de dos plazas suelen ser bastante elegantes y, aunque suelen fabricarse siempre con materiales muy limpios y cómodos, lo cierto es que también necesitan una limpieza continua, al igual que sucede con el resto de mobiliario de la casa. Sin embargo, son muchas las personas que se olvidan de acondicionar estos sofás camas llegado el momento y, por ese motivo, en este artículo queremos explicarte cómo limpiar un sofá cama paso a paso para que, cada vez que necesites transformarlo de sofá cama, este esté lo más limpio y aseado posible.

A continuación, te contamos qué desinfectantes usar para un sofá cama de piel, por qué es importante limpiar los sofás camas y en qué momento debes cambiar tu sofá cama por uno nuevo, entre otros asuntos relevantes. 

Claves para desinfectar un sofá cama

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de desinfectar un sofá cama es que seguramente queramos que este se mantenga tan nuevo y limpio como el primer día. Para ello, necesitaremos utilizar los materiales adecuados para su limpieza. Hay que valorar también que no será nunca lo mismo cuando nos veamos en la situación de tener que limpiar el sofá por una necesidad, como, por ejemplo, cuando haya caído algo y se haya formado una mancha, que cuando simplemente tengamos que desinfectarlo para ayudar a que este se conserve de la mejor forma posible.

Por ese motivo, existen muchísimos productos que podemos utilizar; tanto productos químicos que están diseñados para tela, pieles y otros revestimientos de sofás como simplemente productos mucho más naturales que todos tenemos por casa y que ayudarán a cumplir una función muy similar.

De esta forma, te contamos a continuación las claves para desinfectar un sofá cama sin estropearlo y para ayudarte a mantener su apariencia tan limpia y elegante como el primer día:

  • Como ya hemos mencionado, el tapizado del sofá es el apartado más importante, ya que es su cara visible y, por tanto, vamos a tener que cuidarlo, especialmente si no queremos que se estropee. De esta forma, tenemos que combinar una limpieza efectiva con la seguridad de que no vamos a poner en peligro la piel o la tela del sofá, por lo que una de las opciones más recomendadas es la de utilizar simplemente un paño humedecido con agua y jabón neutro. Frotar el sofá con esta mezcla ayudará a eliminar cualquier tipo de ácaro o de polvo sin dañar los materiales.
  • La siguiente opción será la de utilizar una aspiradora de mano; pues esta nos será muy útil para eliminar todo tipo de polvo, pelos, migas y cualquier otra suciedad superficial que haya podido quedar sin que se estropee la tela o la piel del sofá. Este es un método de limpieza que no ensuciar en absoluto el sofá y que no pondrá en peligro sus materiales, por lo que suele ser uno de los más escogidos, sobre todo si también queremos deshacernos de todo tipo de ácaros.
  • La mayoría de sofás cuentan con fundas, por lo que una de las opciones más sencillas de limpiar un sofá es la de comprarle fundas. De esta forma, únicamente tendrás que quitarlas y ponerlas para poder lavarlo, y será muchísimo más cómodo y limpio que dejar el sofá al descubierto. Aun así, son muchos los sofás de tela o de piel que no pueden despiezar y que, por tanto, solo pueden limpiarse de forma superficial.
  • Los productos específicos son algo a tener en cuenta. Y es que ya hemos comentado que cada tipo de sofá, en función de su material, deberá limpiarse con unos productos u otros. De esta manera, en el mercado existen productos químicos específicos para la tela y para la piel, así que te recomendamos que compres estos si quieres desinfectar por completo tus sofás cama de estos materiales.
  • El bicarbonato de sodio es una de las soluciones que más se utiliza en la limpieza de este tipo de sofá cama, pues hablamos de un tipo de material natural que puede ser muy útil para limpiar manchas en el caso de que te encuentres con alguna o que hayas vertido algo sobre el sofá y quieras limpiarlo con rapidez. 
  • Además de todo esto, lo más común y los productos más utilizados para llevar a cabo la limpieza del sofá cama suelen ser, generalmente, el agua y el jabón, el alcohol o el agua oxigenada; siempre mezclándolos en cantidades muy pequeñas para que estos ayuden a desinfectar sin poder causar la decoloración del sofá y sin crear manchas sobre la tela.

Ahora que ya conoces las claves para limpiar un sofá cama y que has comprobado que es bastante sencillo, quizás estás pensando en animarte a comprar un sofá cama barato y de calidad; en cuyo caso tenemos que hablarte de https://biancosofas.com/catalogo/sofas-cama/una tienda de excelente prestigio donde puedes encontrar una gran variedad de sofás camas muy elegantes y a buenos precios para que los acoples en tu casa y descubras la comodidad de contar con un mueble de función doble como este.

Cómo desinfectar un sofá cama de tela

Los sofás de tela o de microfibra son algunos de los más comunes que se venden en el mercado, y es precisamente porque otorgan un look muy sencillo y acogedor a nuestras estancias y, además, resultan uno de los materiales más cómodos sobre los que sentarse y más fáciles de limpiar.

Precisamente, esta limpieza es lo que más nos interesa, y es que los pasos para desinfectar un sofá cama de tela de microfibra es bastante sencillo y puede hacerse de las distintas formas que te comentamos a continuación:

  • Lo primero será aspirar todo el sofá con una aspiradora de mano. Cabe destacar que hay que prestarles especial atención a los cojines, a los respaldos y a los reposabrazos; es decir, las zonas en las que apoyamos las manos, cabeza o pies, para asegurarnos de que nos deshacemos de cualquier tipo de resto o de suciedad que haya podido quedar adherida a los asientos. 
  • También podemos emplear un cepillo para pelos que puede ayudarnos a eliminar pelos de mascotas o pelusas de polvo.
  • El siguiente paso será tratar de desnudar el sofá todo lo posible. Dicho de otra forma, quitar las fundas de los asientos y de los cojines, en el caso de que sea posible. De esta forma podremos lavarlos de una forma mucho más profunda y al meterlos en la lavadora terminaremos por desinfectarlos mucho mejor. Siempre recomendamos lavar las fundas con jabón neutro y revisar la etiqueta para conocer la temperatura indicada. Si los sofás no cuentan con fundas, con el aspirador inicial deberá de ser suficiente.
  • Una vez que las fundas están lavadas, lo siguiente será dejarlas secar todo lo posible, ya que es importante que nunca coloquemos las fundas del sofá cama de nuevo si están húmedas; pues esto podrá provocar justo el efecto contrario y crear un nido de bacterias y hongos. 

Cómo desinfectar un sofá cama de piel

Otra de las cuestiones más habituales es la de cómo desinfectar un sofá cama de piel, ya que nos encontramos ante un material extremadamente sensible que requiere de unos cuidados especiales y de una limpieza muy concreta. Lo más importante que tenemos que entender a la hora de limpiar la piel es que vale la pena utilizar un producto natural o un producto que haya sido específicamente diseñado para tratar la piel antes que atrevernos a usar cualquier producto que tengamos por casa.

La piel tiende a estropearse con el paso del tiempo, por lo que es importante que tengamos en cuenta ciertos detalles que ayudarán a que el sofá se vea muchísimo más nuevo, como, por ejemplo, resulta imprescindible que hidratemos el sofá con crema cada cierto tiempo para ayudar a que esté se vea más brillante y sedoso. Algo que también podemos hacer es limpiar el sofá de piel con toallitas de bebé o un trapo humedecido con cerveza, pues ambos nos vendrán muy bien para no dañar en ningún momento el tejido de la piel, para sacarle brillo y para eliminar algunas manchas rebeldes.

Más allá de eso, si queremos conocer cuáles son los pasos para limpiar un sofá de piel, te dejamos a continuación los mejores trucos de limpieza para sofás cama:

  • Lo primero que recomendamos es utilizar la aspiradora, al igual que con el sofá de tela, ya que de esta forma podremos eliminar todo el polvo, migas y pelos superficiales; en particular si tenemos mascotas o niños, pues entonces el sofá estará mucho más sucio en todos sus recovecos. 
  • Lo siguiente será utilizar una bayeta o un trapo de tela o de microfibra que sea suave y que esté limpio, de modo que no pueda dañar la piel. Generalmente, recomendamos utilizar agua y jabón neutro, porque este matará cualquier tipo de bacteria pero sin perjudicar la piel en absoluto. Asegúrate de quitar todos los cojines para limpiarlos a fondo, ya que, generalmente, los sofás de piel no contarán con fundas, así que tendrás que limpiar el sofá de arriba abajo de forma manual.
  • Antes de volver a utilizarlo, deja que se seque por completo y trata de airear los cojines y todas las partes extraíbles del sofá para que la humedad desaparezca del todo.

¿Cuál es la importancia de limpiar y desinfectar el sofá cama con regularidad?

Así como ya hemos mencionado, las telas y materiales de los sofás cama están en contacto directo o continuamente con nuestra ropa, nuestra piel y el propio aire, por lo que terminan por ensuciarse y estropearse. Una limpieza y un mantenimiento continuo ayudan a desinfectar nuestros sofás camas y a mantenerlos lo más nuevos posible para que nos duren muchos años.

Los motivos para desinfectar y limpiar un sofá cama de forma regular son principalmente la estética y la higiene. Un sofá de piel o de tela que esté pelado o manchado resultará muchísimo menos atractivo y, por lo tanto, quedará algo desastrado a la vista, así que la limpieza y las desinfecciones del sofá serán imprescindibles para prevenir este estado y nos ayudarán a conservarlo como nuevo. 

Por otro lado, la higiene es la razón más importante que tenemos que tener en cuenta, ya que, como hemos dicho, los sofás son uno de los muebles que más utilizamos, y continuamente nos tumbamos sobre ellos, por lo que estos deben estar limpios de todo tipo de ácaros, bacterias y hongos que salen con el paso del tiempo. 

Es importante entender que cuando comemos en el sofá y nos caen migas, estas atraen a pequeños bichos; o que cuando vertemos alguna bebida por accidente, esta mancha crea un lugar de humedad dónde pueden anidar algunos hongos, por lo que todo esto resulta contraproducente. Es esencial eliminar estos focos de suciedad para poder disfrutar de los sofás camas de una forma segura y limpia que nos ayude a conservarlos en su mejor estado y a evitar que se convierta en un foco de enfermedades.

Cuándo cambiar el sofá cama

Otra de las preguntas más habituales es la de cuál es la vida útil de un sofá. Por norma general, tenemos que hablar de que los sofás cama se diseñan para aguantar prácticamente lo mismo que cualquier otro tipo de sofá, aunque es cierto que dependerá del uso que se le dé a la cama y de lo mucho que esta se abra y se cierre para que el sofá pueda durar más o menos tiempo.

Aun así, el promedio cuando hablamos de la vida útil del sofá cama suele ser de 15 a 20 años; esto siempre teniendo en cuenta la marca, el fabricante, el tejido del sofá y su precio, ya que los materiales serán clave para determinar cuánto tiempo podrás utilizar el sofá antes de tener que comprar otro.

Pese a todo esto, es muy importante entender que, aunque un sofá pueda durar perfectamente 15 a 20 años, tú mismo serás capaz de determinar en qué punto el sofá necesita cambiarse. En el momento en el que veas que este está demasiado roto, desgastado, manchado o sucio de una forma irreparable, no solo dejará de ser estéticamente atractivo y cómodo, sino que, además, dejará de ser higiénico y será más recomendable optar por un sofá cama nuevo.