Cómo limpiar oro

Judith Durán
Judith Durán

Las prendas de oro generalmente están cargadas de un valor sentimental que las hacen aún más preciadas. Sin embargo, con el paso del tiempo pueden perder su brillo característico e incluso deteriorarse por el uso.

Darles mantenimiento será la mejor manera de conservarlas para que tanto su legado como su estética permanezcan intactos. Esto ayudará a que cada pieza pueda lucir como nueva y podamos disfrutarla por muchos años más. 

Lo primero que debe tomarse en cuenta antes de hacerle mantenimiento a una prenda es que existen distintos tipos de oro. Del tipo de oro dependerá la clase de mantenimiento que pueda resultar más efectivo para la limpieza. 

La buena noticia es que no necesitas de implementos muy complicados ni costosos para limpiar oro de cualquier tipo. Solo tienes que cerciorarte del tipo de oro que comprende tu prenda y seguir unos sencillos trucos para que quede como recién salido del joyero. 

Tips para limpiar oro sin dañarlo 

Como todo metal el oro presenta reacciones químicas al entrar en contacto con diversas sustancias. El aceite que desprenden las manos, el ph del cloro en la piscina e incluso componentes en el oxígeno son agentes que pueden afectar con el tiempo la apariencia de una prenda de oro. 

De la misma manera, limpiar el oro con materiales muy abrasivos podría terminar por empeorar su estado. Lo mejor es usar algunas sustancias de origen natural o de uso doméstico ya que no comprometen su integridad. A continuación te mencionaremos algunas. 

Usar pasta de dientes para limpiar el oro es una de las alternativas más accesibles y efectivas que existen. Al ser un producto que está presente en todas las casas no hay excusa para no utilizarlo y el resultado que deja en las prendas es de muy buena calidad.

  • En primer lugar, toma las prendas que deseas limpiar y lávalas previamente con agua tibia
  • Toma un cepillo de dientes viejo con cerdas suaves y esparce el dentífrico por toda la superficie de la prenda, haciendo énfasis en las partes que se noten más ennegrecidas. 
  • Repite el procedimiento hasta que notes el cambio en la prenda, luego enjuaga con abundante agua y seca con un paño limpio y suave.

Una vez completado el mantenimiento recuerda evitar mojar demasiado las prendas ya que la humedad es uno de los principales orígenes de la corrosión. Haciendo esto la prenda mantendrá su estado por largo tiempo. 

Otro método infalible para limpiar muy bien el oro es con bicarbonato de sodio. Gracias al efecto del bicarbonato hasta la suciedad más arraigada logra desprenderse para dejar la pieza con su brillo original. Lo mejor es que también se trata de un ingrediente muy común en cualquier casa y no costará nada intentarlo.

  • Mezcla tres cucharadas pequeñas de bicarbonato en un recipiente con agua previamente entibiada. 
  • Asegúrate que la mezcla sea consistente y no demasiado diluida. 
  • Aplica la mezcla en la superficie del anillo, zarcillo o prenda que desees limpiar. 
  • Luego de unos minutos aplica un chorro de vinagre blanco. El vinagre activará la acción efervescente del bicarbonato para remover toda la suciedad. 

Estos métodos dan garantías de no ser nocivos para las prendas de oro. En caso de que los restos de óxido permanezcan puedes aumentar la medida de alguno de estos ingredientes para intensificar su acción. 

Cómo limpiar oro blanco y brillantes 

El oro blanco es un tipo de oro singular: se trata de una aleación en donde el oro puro se mezcla con metales blancos como níquel y plata. Se caracteriza por presentar un efecto reflectante producto de una cubierta con capa de rodio que le proporciona un brillo único. 

Con el tiempo, esta capa de rodio suele desgastarse y pierde su brillo por lo que la mayoría de las personas llevan sus prendas al joyero para restaurarlo. Sin embargo, hay ciertos procedimientos que se pueden realizar desde casa y que ayudarán a mantener el brillo característico de este finísimo metal.

Uno de los procedimientos más populares tiene como protagonista al jabón de lavavajillas: el jabón para los platos es una sustancia poco abrasiva que ayuda mucho a devolverle el brillo a las prendas de oro. Usarlo no te llevará mucho tiempo ya que el procedimiento es bastante sencillo.

  • Agrega una cucharada de jabón lavavajillas, preferiblemente con acción quita grasa, en un recipiente lleno hasta la mitad de agua previamente entibiada. 
  • Sumerge la prenda que deseas limpiar en esta mezcla, es importante que esté espumosa, y déjala entre 20 y 30 minutos
  • Al terminar el periodo de tiempo saca la prenda y seca con un paño limpio.

Prácticamente al instante se notará nuevamente el brillo retornando en la cadena, anillo o esclava.

Otro buen método que funciona de excelente manera en este tipo de oro es el zumo de limón con bicarbonato: mezclando estos dos ingredientes se obtiene una fórmula muy eficiente para remover la corrosión y limpiar a profundidad distintas piezas de joyería. 

No obstante, también es recomendable usar esta mezcla con piezas de una capa pesada de rodio, ya que resulta bastante ácida y puede deteriorar prendas finas, con una capa de rodio inferior a los 0,5 miligramos. 

  • Coloca agua mineral dentro de un recipiente y sumerge las joyas que deseas limpiar de 20 a 30 minutos.
  • Mezcla el zumo de un limón con bicarbonato hasta formar una mezcla totalmente homogénea. 
  • Nuevamente con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves limpia la prenda con sumo cuidado y haciendo énfasis especial en las zonas más afectadas por la corrosión. 

Luego de que se sequen, notarás como el brillo de las prendas estará totalmente restaurado, como recién comprado.

Cómo limpiar anillos de oro 

Las alianzas y otros tipos de anillos de oro son de las prendas más significativas para cualquier persona. Por este motivo ameritan un mantenimiento especial, que ayude a conservar cada una de sus propiedades por largos años.

Lo primero que hay que saber es que dependiendo de si el anillo tiene o no incrustaciones el mantenimiento que requerirá será diferente. Esto se debe a que, al ser de un material diferente las incrustaciones pueden reaccionar de forma distinta al método que usaremos para limpiar la prenda. 

Para limpiar un anillo de oro sin incrustaciones el amoníaco es una de las sustancias más eficientes: su composición abrasiva permite realizar una limpieza profunda en la superficie del anillo y así dejarlo reluciente. 

  • Coloca un chorro de amoníaco en un recipiente con 6 partes más de agua y mezcla hasta que quede homogéneo. 
  • Sumerge las piezas que limpiarás pero debes estar muy pendiente de no dejarlas más de un minuto
  • Enjuaga las prendas abundantemente con agua común.
  • Seca muy bien con un paño fino y limpio.

Ahora, para limpiar anillos de oro que tengan piedras incrustadas el procedimiento debe variar ya que una sustancia abrasiva como el amoníaco pudiera incluso remover la piedra preciosa del anillo. Lo mejor en estos casos es valerse del jabón del lavavajillas en una cantidad determinada para proteger la integridad del anillo.

  • Mezcla jabón y agua del grifo hasta que quede espumosa.
  • Moja un paño suave en la mezcla y exprímelo para eliminar el exceso. 
  • Frota la pieza con el paño suavemente por unos minutos, especialmente en las zonas más deterioradas. 
  • Retira el jabón utilizando otro paño humedecido con agua común. Frota hasta secarlo por completo.

Cómo limpiar joyas de oro

Aparte de los métodos anteriormente mencionados, existe una forma muy sencilla y poco invasiva de hacerle mantenimiento a las joyas y se trata de utilizar agua c  aliente. El agua en su punto de ebullición remueve suciedades superficiales sin riesgos, esto hace que sea una alternativa excepcional para joyas delicadas que requieran un mantenimiento sencillo.

Sin embargo, siempre es bueno que tomes ciertas precauciones para no dañar las joyas ni  lastimarte a la hora de realizar la limpieza: 

  • El oro se puede hervir sin problemas pero ciertas piedras y otros tipos de incrustaciones pueden sufrir resquebrajamiento al momento de someterse a altas temperaturas.  
  • Por otro lado, tampoco es recomendable someter a las joyas a cambios bruscos de temperatura, por lo que lo ideal es mantenerlas tibias antes de utilizar este método de limpieza. 
  • Busca un recipiente de buen tamaño y llénalo con el agua hirviendo cuidando de no hacerlo con demasiada fuerza o a una altura considerable. Una salpicadura con agua recién hervida podría dejar quemaduras considerablemente dolorosas.
  • Deja enfriar el agua y solo cuando estés seguro de que el agua está soportable introduce tus manos y frota las joyas con un cepillo suave. 
  • Finalmente, seca con un paño suave.

Es increíble como un método tan sencillo y tan accesible puede representar una limpieza de nivel para nuestras joyas más preciadas.

Cómo limpiar esclavas de oro

Las esclavas de oro tienen contacto frecuente con las manos y por tal motivo pueden deteriorarse más rápido. Para evitarlo debes realizar un mantenimiento ya sea con jabón, bicarbonato o con amoníaco, en este caso solo asegúrate de que  la cantidad que usarás estará en correspondencia con los kilates de la esclava. 

Cualquiera sea la sustancia que utilices, aplícala usando un cepillo de cerdas suaves y seca con un paño limpio, lo más suave posible para evitar arañazos en la esclava.