Cómo limpiar la lavadora paso a paso

Iria Montero
Iria Montero

Mantener los electrodomésticos limpios es un paso fundamental para lograr que funcionen de manera óptima por mucho más tiempo. Las lavadoras no son la excepción puesto que estos equipos suelen acumular suciedad con el uso constante, lo que termina por deteriorar hasta sus funciones más básicas.  

Afortunadamente no necesitas recurrir al técnico en todos los casos para mantener tu lavadora en buenas condiciones, basta con aplicar un par de técnicas totalmente caseras para eliminar hasta los residuos más completos de tu máquina. 

¿Existen riesgos por no limpiar la lavadora de vez en cuando? ¡claro que sí!: al no hacerle mantenimiento a tu equipo corres riesgo que este desarrolle depósitos de cal en zonas en donde puede afectar mucho como el calentador, el tambor y el filtro. Si estos componentes debilitan sus funciones no calentarán adecuadamente el agua y la presión en los tubos será deficiente, esto podría tener una consecuencia directa en el estado de la ropa. 

¿Con qué frecuencia debería limpiarse la lavora? Independientemente del modelo que tengas o si usas productos naturales o sintéticos, deberías darle mantenimiento a tu lavadora por lo menos una vez cada 3 meses. Este tiempo será más que suficiente para evitar que los depósitos de cal, el moho y la suciedad se acumulen en la lavadora.

Se ha corrido el rumor que limpiar la lavadora con frecuencia puede afectar su vida útil, pero esto es totalmente falso: hacerle un mantenimiento preventivo a la lavadora extenderá su vida útil y hará que los ciclos de lavados sean más rápidos y efectivos.

En este artículo descubrirás cómo limpiar la lavadora paso a paso. Sigue todos los consejos y verás como en un abrir y cerrar de ojos tu equipo lucirá como nuevo y lo que es más importante: funcionará mejor

Cómo limpiar la lavadora con vinagre y bicarbonato

Uno de los mejores métodos conocidos para limpiar lavadoras en casa es también uno de los más baratos y fáciles de aplicar: tanto el vinagre como el bicarbonato tienen en su composición elementos abrasivos capaces de disolver la suciedad en lapsos de tiempo cortos. 

Por esta razón la combinación entre ambos ingredientes es una de las fórmulas más eficaces para lograr una limpieza profunda en las estructuras de los electrodomésticos. No importa si tu lavadora tiene carga superior o frontal, ambos tipos necesitan limpiarse esporádicamente y con esta receta será tarea sencilla.

  • Asegúrate que la lavadora esté completamente vacía. Parece un paso obvio pero siempre es buena idea palpar el interior ya que a veces quedan prendas oscuras del último lavado que son difíciles de ver.  
  • Toma un vaso con bicarbonato y procede a colocarlo en el cajetín donde debería ir el jabón. 
  • Ahora, toma vinagre en un vaso (preferiblemente vinagre blanco el cual es especial para desinfectar) y viértelo también en el cajetín
  • Programa la lavadora en el ciclo de lavado más corto
  • Finalmente, espera a que la lavadora complete el ciclo.

Como verás, esta mezcla es completamente abrasiva y efervescente, esto causa una reacción química que desintegra la suciedad por completo. Cabe destacar que con esta técnica incluso puedes limpiar la lavadora por fuera frotando con una esponja en las áreas más sucias y hasta oxidadas del armazón. 

Finalmente y si deseas limpiar también el cajetín del jabón no necesitarás mayor novedad: tan solo usa la misma mezcla de bicarbonato y vinagre blanco y con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves abarca toda la superficie del cajetín, enjuaga con abundante agua y colócalo en su sitio ¡muy sencillo! 

Cómo limpiar la goma de la lavadora con bicarbonato

Si ya limpiaste el interior de la lavadora probablemente te habrás dado cuenta que la goma superior suele acumular suciedad. Es importante que la mantengas completamente limpia ya que esta zona usualmente es la que mayor cantidad de moho acumula y esto puede correrla con el paso del tiempo. 

Tal como se mencionó anteriormente, el bicarbonato es un excelente ingrediente para limpiar todo tipo de superficies debido a su acción efervescente y por tal motivo es el primer indicado para limpiar el área de la goma.

  • Primeramente debes considerar 2 opciones: Mezclar el bicarbonato con vinagre (ya sea blanco o de cocina) o con zumo de limón. Ambas opciones son muy efectivas.
  • En cualquiera de los 2 casos mezcla con el bicarbonato hasta hacer que este se disuelva, es importante que quede líquido y no pastoso
  • Con la ayuda de un paño suave frota en la superficie de la goma. Aplica un poco más de fuerza en las zonas más afectadas por la suciedad.
  • Por último pero no menos importante: deja la puerta de la lavadora abierta por unas 6 horas. Este paso es fundamental ya que es necesario asegurarse que la goma se seque completamente, de lo contrario podría enmohecerse.

Como verás esta técnica es demasiado sencilla de aplicar y no tomará más de unos minutos. Una vez más el bicarbonato demuestra ser uno de los aliados más importantes para la limpieza de los electrodomésticos. 

Remedios caseros para limpiar una lavadora por dentro

Los limpiadores sintéticos generalmente son muy efectivos pero también es cierto que pueden producir irritaciones constantes, es por eso que limpiar la lavadora con métodos naturales es una opción igual de efectiva, más barata y más ecológica. 

Algunos de los remedios naturales más efectivos involucran ingredientes que se pueden encontrar en cualquier cocina por lo que no representan dificultad alguna para realizarlos. De esta manera protegerás tu salud y economía. 

El primer elemento de esta lista es el ácido cítrico: además de ser un perfecto desinfectante, el ácido cítrico también tiene propiedades descalcificadoras por lo que es altamente recomendado para el interior de la lavadora. Para usarlo solo debes seguir estos pasos:

  • Pesa no más de 120 gramos de ácido cítrico en polvo.
  • Viértelo en el cajetín donde va el jabón. 
  • Programa la lavadora para el ciclo más rápido. Es importante que el ciclo esté a alta temperatura
  • Espera que la lavadora termine el ciclo.

¡Así de simple! El ácido cítrico es un ingrediente de acción rápida y efectiva gracias a su composición química. Como dato adicional debes saber que incluso es utilizado en la limpieza de otros electrodomésticos como cafeteras, por lo que se considera como un método muy versátil

El vinagre por sí mismo también es un método muy efectivo para limpiar la lavadora a profundidad. Además, al ser un blanqueador por naturaleza le dará un acabado increíble al interior de tu equipo

  • Para limpiar el interior de la lavadora con vinagre agrega 1 litro de vinagre en el cajetín del detergente. 
  • Seguidamente, establece un ciclo de lavado rápido, cuidando de que sea a alta temperatura.
  • Al finalizar puedes programar otro ciclo de lavado con un poco de detergente para eliminar el olor en caso de que este sea muy fuerte. 
  • Deja abierta la puerta de la lavadora para ventilar por unas 4 horas

Combinado o por sí solo, el vinagre es un excelente limpiador que puede desintegrar el moho en un santiamén. Lo mejor de todo es que al finalizar deja la superficie completamente desinfectada, eliminando cualquier agente perjudicial que incluso pudiera quedar en tu ropa. 

El último remedio casero para limpiar una lavadora internamente quizás no es de origen muy natural, pero si es económico: las pastillas de jabón para lavavajillas. Solo debes comprar un paquete pequeño aunque si tienes lavavajillas en casa probablemente ya cuentas con todo lo que necesitas: 

  • Si el interior de la lavadora no está demasiado sucio puedes usar solo una pastilla, en caso de que sí lo esté lo mejor es que te asegures utilizando 2 o 3. 
  • Coloca las pastillas en el fondo del tambor de la lavadora.
  • Programa el ciclo más rápido, recordando hacerlo a una temperatura elevada. 
  • Al terminar el ciclo puedes dejar la puerta de la lavadora abierta por unas 2 horas para secar con seguridad. 

En caso de que el interior de la lavadora ya empiece a acumular depósitos de cal, las pastillas para lavavajillas son especiales para desintegrarlos y evitar su aparición en el futuro. Es un método eficaz y sencillo que te ayudará a mantener tu equipo a tope para lavar tu ropa con seguridad.

Cómo limpiar el tambor de la lavadora

El lavado de tambor es un procedimiento necesario para las lavadoras y que debe realizarse periódicamente. Muchas personas obvian esta medida preventiva ya que no conocen cómo realizar un lavado, por suerte es un proceso muy fácil de realizar. 

La primera forma en la que puedes realizar una limpieza de tambor es hacerla automáticamente con uno de los ciclos de lavado predeterminados:

  • En primer lugar, presiona el botón de encendido de la lavadora.
  • Selecciona el ciclo de “lavado de tambor” generalmente está a la vista en el selector. 
  • Asegúrate de llenar adecuadamente el cajetín con detergente en polvo, esto en caso de que desees realizar una limpieza profunda, de lo contrario no coloques detergente. 
  • Pulsa en iniciar y espera que finalice el ciclo.

Cabe destacar que este tipo de mantenimientos pueden realizarse con algo más de frecuencia. Aproximadamente una vez al mes podrás limpiar el tambor de la lavadora, pero procura que no sea más frecuente que ese periodo. 

Ahora, si lo que buscas es una manera de realizar una limpieza manual del tambor de la lavadora lo que necesitarás es agua tibia, lejía, vinagre y un paño limpio. Combinando los 3 primeros ingredientes crearás una fórmula desinfectante y efervescente ideal para remover la suciedad en el tambor y dejarlo completamente libre de cualquier moho o agente que deteriore el equipo. 

  • Mezcla en un recipiente el agua tibia, el vinagre y la lejía. 
  • Moja muy bien el paño y exprime para reducir el exceso.
  • Es muy importante que en este caso estés equipado con unos guantes para limpiar
  • Friega muy bien el interior del tambor haciendo énfasis en las zonas que pudiesen estar más afectadas.
  • Programa la lavadora para efectuar un ciclo sencillo, con temperatura elevada.  
  • Al finalizar, deja la puerta de la lavadora abierta y deja refrigerar el interior por unas horas. 

Al finalizar estos pasos habrás limpiado completamente el tambor de la lavadora de forma manual y con un alto grado de efectividad. 

Finalmente y en caso de que te estés planteando realizar una limpieza manual al interior de la lavadora debes procurar hacerlo de manera detallada ya que algunas piezas específicas del equipo también suelen acumular moho y suciedad. A continuación te mencionaremos las más importantes: 

El cajetín del detergente: en caso de que nunca te fijaras, el cajetín del detergente es un componente muy propenso a acumular suciedad y moho. Limpiarlo es relativamente sencillo ya que solo debes retirarlo y frotarlo muy bien con un cepillo de cerdas suaves, la soda es un ingrediente excelente para limpiar el cajetín del detergente y dejarlo completamente como nuevo. 

Los filtros: estos son de las partes más ignoradas a la hora de efectuar la limpieza de la lavadora, sin embargo hacerlo es fundamental: normalmente están situados en la parte frontal de la lavadora, al ubicarlos revisa que no tengan restos de tela acumulados y luego limpialos un cepillo suave o incluso con tus manos. Es importante enjuagarlos muy bien y colocarlos debidamente en su sitio.  

La goma: este componente es realmente el más sensible ya que recibe constantemente la acción del agua. De vez en cuando es preciso retirarlo para limpiar a profundidad ya que suelen acumular moho y otros tipos de suciedades.

Para hacerle un debido mantenimiento a la goma puedes hacer uso de la acción efervescente del bicarbonato y el vinagre con una sencilla receta que puedes lograr en cuestión de segundos: 

  • Mezcla bicarbonato de sodio con un chorro de vinagre lo suficientemente abundante para formar una pasta
  • Con la ayuda de un cepillo suave limpia la goma aplicando fuerza especial en la parte interna.
  • Espera unos minutos para que la mezcla pueda actuar
  • Enjuaga con abundante agua hasta remover toda la mezcla.
  • Coloca la goma en su lugar.

De esta manera podrás mantener la goma completamente limpia, eliminando de manera directa los depósitos de cal y removiendo los asentamientos de moho.